Make your own free website on Tripod.com

A UN AÑO DE SU MUERTE TROSKISTAS Y FUNDALEMPA RINDEN HOMENAJE A
CARLOS EDUARDO RICO MIRA
"EL COMANDANTE Y LICENCIADO PANCHO"

(Segunda Parte)
El Salvador Febrero 7 2006

Como el tiempo era limitado algotras aventuras de Pancho fueron contadas brevemente, con la firme promesa de Ricardo Vasquez de abrir lo mas pronto posible una exposicion permantente en un ala del museo David J. Guzman para que todo el mundo pueda admirar la calidad de personaje que era Pancho. No esta demas decir que El arquitecto Ricardo Vasquez esta a punto de terminar un libro acerca de sus relaciones intimas con Carlos Eduardo Rico Mira (Pancho).

Ricardo Vasquez contaba como en varias ocasiones en medio de los combates, en la jungla, el valiente Pancho se adelantaba a todos los combatientes para capturar la ametralladora del enemigo, y luego aparecia con esa arma a sus espaldas para que uno de nuestros hombres la disparara tras una breve instruccion de Pancho en el manejo de esa arma.
Narraba Vasquez que Para entrar y salir del cerro de Guazapa Pancho se lanzaba a las turbulentas aguas del rio Lempa, y nadando llegaba al mar, se agarraba de la cola de un barco y asi podia llegar a cualquier pais del mundo. Y no esta demas decir que Carlos Eduardo Rico Mira hablaba Ingles, Frances, Italiano, Chino, Japones, Swahili y ademas de otras cuatro o cinco lenguas aborigenes de America. Podia hablar la lengua Maya, el Catchiquel, el Nahuatl y otras que ya ni me acuerdo. Pancho era increible

Pancho mi heroe
Ricardo Vasquez mostro al publico
una foto que le tomo a Pancho (Carlos Eduardo Rico Mira) en los precisos
instantes en que se disponia a derribar un
helicoptero de las Fuerzas Armadas Salvadorenas.

Con este canto epico demostraba Ricardo Vasquez de FUDALEMPA (comandante Leo Cabrales) la admiracion y el amor que siempre le tuvo al comandante Pancho (Carlos Eduardo Rico Mira)

Muy orgulloso el arquitecto Leo Cabrales comentaba que llego un momento en que su vida estuvo dedicada en cuerpo y alma a servirle de ayudante a Pancho. Todo para que Pancho no tuviera que entretenerse en trivialidades de la vida. Asi cuenta el arquitecto Vasquez que todas las mananas con sus propias manos le preparaba un nutritivo desayuno a su jefe: Unos frijoles bien fritos con bastante manteca, dos huevitos tibios, unas tortillas recien salidas del comal y un cafecito bien caliente o su lechita con chocolatio tal como a el le gustaba.

Luego de leerle la minuta del dia, y mientras Pancho terminaba su desayuno ya el comandante Leo Cabrales le iba preparando la ropa que iba usar ese dia. Al terminar de desayunarse Pancho tomaba un bano de agua tibia mientras Ricardo Vasquez le restregaba la espalda. Despues le daba un pequeno masaje relajante y lo perfumaba mientras lo iba secando. Asi, dice leo Cabrales, tuve la oportunidad de acariciarlo con mis propia manos mientras masajeaba a ese hombre que era puro musculo. No siento verguenza al afirmar que en esos momentos siempre me senti debil, me ponia nervioso cuando tocaba cada linea de su cuerpo. Fui debil, lo reconozco, y me siento orgulloso de ello. Quien no hubiera bajado sus defensas ante un hombre desnudo de esa envergadura?

Pero no todo eran aventuras en la vida de Pancho. Pancho tenia momentos de descanso, de solaz, de diversion, para contar chistes, para reir y para hacer lo que cualquier ser humano hace en la vida.

Recuerda el arquitecto Vasquez que en algunos momentos de buen humor Pancho le llamaba su escudero, otras veces le decia que era Jaime Olsen (el ayudante de superman), otras veces le decia "Tonto" (el indio ayudante del Llanero Solitario) otras veces le decia "Robin" (El ayudante de Batman).

Pero normalmente Pancho siempre me llamaba RICKY y desde entonces esa es la manera que me guste que me llamen. Y he jurado que durante toda lo vida ese es el nombre que me acompanara hasta la muerte en honor a mi heroe y para recordarlo por siempre, dijo el arquitecto Vasquez.

Como todo ser humano el Licenciado Carlos Eduardo Rico Mira tambien tenia sus suenos y aspiraciones. Pancho siempre juro que algun dia saldria de la pobreza que que habia vivido siempre y que sus hijos jamas pasarian las penurias que Pancho tuvo que soportar pues su padre don Carlos Elias Rico apenas si tuvo para que terminara su bachillerato y al ingresar a la universidad todo se le convirtio en una pesadilla porque siempre anduvo con los zapatos rotos y con la misma ropa, o de lavar y poner como decimos en El Salvador. Sus companeros lo marginaban y le hacian chiste por las fachas en que andaba. Despues del primer semestre se dio cuenta de que era imposible continuar con los estudios de medicina que se habia propuesto y decidio abandonar la Universidad. Todo por la falta de recursos economicos.
Pancho vio en la lucha guerrillera una manera de desquitarse de sus companeros que le hacian mofa pues sabia que en la guerrilla habia la posibilidad de hacerse rico.

Es de admirar como mi comandante Pancho en medio de la guerra era capaz de progresar, de hacer negocios y de construir su capitalito. Ahorrando centavo tras centavo pancho logro tener cuentas bancarias en varios paises tales como Mexico, Espaņa, Costa Rica y Panama.

Pancho era tan inteligente, dice el director de FUNDALEMPA, que junto con el trabajo de la guerrilla tambien tenia su propio negocio de trafico de armas y cambio de dolares. Esto significaba para Pancho un doble esfuerzo porque tenia que combinar las acciones guerrilleras y los viajes diplomaticos con su propio negocio. Lo que le hacia tener grandes entradas economicas. Por otra parte tambien atendia las finanzas de las fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional de El Salvador y era responsable ideologico e instructor militar de gran parte de la militancia. Yo, dice Vasquez, admire y respete mucho a Pancho desde la primera vez que lo conoci en Nicaragua en donde vivia en una lujosa mansion.

Yo me propuse servirlo en todo lo que pudiera. Ademas le copie sus gestos, sus dichos, y todo lo que me hicieran recordarlo para darme la fuerza que el tenia. Fue mi heroe en la guerra y fue mi heroe en la paz. Cuando la guerra termino todos nos regresamos a El Salvador para agarrar los huesos mas carnudos. Y fue Pancho el que me ayudo para que me dieran este hueso en FUNDALEMPA que tambien tiene bastante carne.

Haga un click aqui para ver la primera parte   Haga un click aqui para ver la tercera parte
1